¿Pueden las embarazadas comer marisco?

Este artículo aclara las dudas sobre el consumo de mariscos durante el embarazo, abordando los posibles riesgos y subrayando la importancia de optar por mariscos frescos y bien cocidos. Aprende por qué el marisco fresco es la elección superior para garantizar un sabor y calidad excepcionales.

SaL maRinA
SaL maRinA | Bloguer
05/06/2023 | Actualizado: 30/06/2023 05/06/2023
4637
¿Pueden las embarazadas comer marisco?
Compartir:

   

pueden las embarazadas comer marisco

 

Durante el embarazo, se presta especial atención a la dieta, ya que los alimentos que consumimos pueden influir directamente en la salud del feto. El marisco, rico en proteínas y ácidos grasos omega-3, es un alimento muy beneficioso. Sin embargo, algunas mujeres embarazadas dudan en consumirlo debido a los posibles riesgos asociados con la contaminación por mercurio y listeria. ¿Cómo podemos abordar estas preocupaciones y por qué es importante elegir marisco fresco?

 

El dilema del mercurio en los mariscos

El mercurio es un metal pesado que puede estar presente en algunos mariscos. El consumo de mariscos con altos niveles de mercurio puede ser perjudicial para el desarrollo neurológico del bebé. Algunos mariscos y pescados, como el pez espada, el tiburón, el atún blanco y el róbalo chileno, suelen tener concentraciones más altas de mercurio y se recomienda limitar su consumo durante el embarazo.

No obstante, muchos otros mariscos, como los mejillones, las almejas, las ostras, las gambas, los cangrejos y el salmón, suelen tener niveles bajos de mercurio y se pueden consumir con seguridad, siempre y cuando estén bien cocidos.

 

Listeria: ¿Un riesgo en el marisco?

Otra preocupación común durante el embarazo es la listeria, una bacteria que puede causar una enfermedad llamada listeriosis. Los mariscos crudos o mal cocidos pueden contener listeria. Sin embargo, la cocción adecuada mata la bacteria, por lo que siempre se deben cocinar completamente los mariscos durante el embarazo.

 

El valor del marisco fresco

A pesar de estos riesgos, el marisco tiene mucho que ofrecer en términos de nutrición. Son una excelente fuente de proteínas de alta calidad, contienen ácidos grasos omega-3 que son beneficiosos para el desarrollo cerebral del bebé y proporcionan otras vitaminas y minerales esenciales.

El marisco fresco, en particular, es una opción excelente, ya que suele tener un mejor sabor y textura que el congelado. Además, el marisco fresco puede tener un contenido más alto de nutrientes, ya que no ha sido sometido a procesos de congelación y descongelación que podrían degradar algunos nutrientes.

 

La importancia de la procedencia y la frescura

Al comprar marisco, la procedencia y la frescura son dos aspectos importantes a considerar. El marisco capturado localmente suele ser más fresco y puede tener un menor impacto ambiental que el marisco importado.

La frescura del marisco se puede juzgar por su olor, apariencia y textura. Debería oler a mar, no a pescado viejo o a amoníaco, y tener una apariencia brillante y húmeda, no opaca o seca.

Si bien existen ciertos riesgos asociados con el consumo de mariscos durante el embarazo, estos pueden minimizarse eligiendo mariscos frescos, bajos en mercurio y cocinándolos bien. Los mariscos frescos ofrecen un sabor y calidad superiores, y pueden ser una fuente de nutrientes muy valiosa durante el embarazo.

En Marisco Rías Bajas, nos enorgullece ofrecer una amplia selección de mariscos frescos y de alta calidad, capturados de forma sostenible en las ricas aguas de nuestras Rías Bajas. Te invitamos a explorar nuestra gama y a disfrutar de la auténtica delicia del mar en tu plato.